Taller de punto en compañía en ASP Madrid

Hace unos días tuve el placer de compartir con un grupo estupendo de mujeres, un rato muy entretenido tejiendo en las instalaciones de ASP Madrid (Acción Social Protestante), asociación sin ánimo de lucro donde realizan una gran labor social.

La idea era aprender a hacer unos cuellos de punto, monísimos para el invierno.

Algunas de ellas sabían tejer, pero lo tenían algo olvidado, pero la mayoría era la primera vez que cogían dos agujas y se ponían manos a la obra.

La verdad, es que fue estupendo ver como tenían interés y cogían sus primeros puntos, tenían muchas ganas de aprender y me encantó la experiencia.

Gracias a Susana y a Esther, que coordinan estos encuentros, los EEMI, espacio  encuentro mujeres inmigrantes, donde comparten un rato haciendo alguna actividad y pueden aprender algo nuevo y desconectar.

Ese día eligieron uno de mis talleres de punto y les doy las gracias por ello,  porque ya sabéis que tejer desconecta, motiva y además divierte, os animo a probarlo 🙂

 

Mi chal de ganchillo

Gracias a Olga de http://teje-mundos.blogspot.com.es/, que me enseñó y me guió con el patrón, estoy trabajando en este chal, al principcio me costó cogerlo, pero cuando ya lo pillé, ví la luz….. y me salían solos los puntos :P.

Lo estoy haciendo con aguja del 5 y en este color rosa palo que me encanta.

Aún no lo he terminado, pero me está quedando monísimo.

Aspecto envejecido en muebles

Hola, hola….

He estado trabajando en este banquito. Era de mi abuela, con lo cual tiene unos cuantos años. Es de pino y ha ido teniendo varias manos de pintura, una sobre otra…

Un objeto que supere los 100 años de antiguedad, se considera ANTIGUO, si tiene menos de 100 años, simplemente es VIEJO.

Me ha costado trabajo quitar las capas, pero he conseguido darle ese aspecto envejecido que tanto me gusta, así no pierde parte de su historia, porque aún es viejo, pero no le debe quedar mucho para llegar a ser antiguo.

Depués de unas manos de cera y pulir y pulir, me ha quedado así.

 

También he terminado esta sillita, una vez pintada y lijada en las esquinas y bordes, puedes dar ese aspecto envejecido con betún de judea, pero ten cuidado porque oscurece mucho y no debes pasarte con la cantidad.

Hasta la próxima 🙂